Fujimori marca la política peruana dos décadas después de su salida

Manifestantes expresan su apoyo al expresidente de Perú Alberto Fujimori el 3 de octubre de 2018 frente a la clínica médica donde se encuentra ingresado Manifestantes expresan su apoyo al expresidente de Perú Alberto Fujimori el 3 de octubre de 2018 frente a la clínica médica donde se encuentra ingresado (AFP/Archivos | Luka GONZALES)

Fujimori marca la política peruana dos décadas después de su salida

/ Trending Posts / Friday, 05 October 2018 17:26

AFP - El exmandatario peruano Alberto Fujimori, cuyo indulto fue anulado por la justicia, marca la política nacional casi dos décadas después de marcharse a Japón, la tierra de sus padres, y enviar su renuncia a la presidencia de Perú por fax.

"Fujimori marca fuerte en la definición de la agenda política", dice a la AFP el analista Luis Benavente, director de la consultora Vox Populi.

Desde el hospital, la cárcel, Japón o la presidencia, el caso Fujimori, que se extiende ahora a las disputas entre sus dos hijos Kenji y Keiko, ha ensombrecido a una de las economías más sólidas de América Latina.

"Es una agenda donde no solo él es el protagonista o el actor principal, sino que está relacionada a la actuación política de su hija Keiko", la todopoderosa líder opositora, victoriosa de una lucha sin cuartel con su hermano Kenji, el hijo predilecto del padre.

- Condición de detenido -

La Corte Suprema ordenó el miércoles que el expresidente, de 80 años, vuelva a prisión tras 10 meses de libertad, al considerar que el indulto concedido en diciembre por el entonces presidente Pedro Pablo Kuczynski tenía vicios legales.

Unas horas después, Fujimori (1990-2000) fue ingresado a una clínica, donde quedó bajo custodia policial en "condición de detenido", y cuando sea dado de alta tendrá que retornar a cumplir los 13 años que le restan de su condena a 25 años por crímenes de lesa humanidad y corrupción.

En un video grabado en su cama de la clínica y transmitido por todas las televisoras peruanas, Fujimori pidió que no lo "condenen a muerte" al enviarlo de nuevo a prisión.

Pero a pesar del fallo judicial, su regreso a prisión no está garantizado, pues se pusieron en marcha iniciativas judiciales y legislativas para que siga en libertad. Su suerte debería ser resuelta en las próximas semanas.

- "Profundamente emocionado" -

Todos los poderes del Estado y los líderes políticos están involucrados de alguna manera en el destino de Fujimori, aunque el presidente Martín Vizcarra, que sucedió a Kuczynski, afirmó que todo dependerá ahora de la justicia o del Congreso, pero no del ejecutivo.

Casi a la misma hora en que Fujimori era ingresado en camilla a la Clínica Centenario Peruanojaponesa, donde estuvo varias veces internado cuando estaba preso, su abogado Miguel Pérez presentó una apelación al fallo judicial.

Este recurso debe ser resuelto en los próximos días y, en teoría, el caso podría terminar en el plenario de la Corte Suprema, cuyo presidente, Víctor Prado, fue uno de los jueces que lo condenó en 2009, por lo que ahora debería recusarse.

Asimismo, cinco legisladores presentaron un proyecto de ley que propone liberar a los sentenciados a prisión mayores de 80 años de edad, una iniciativa diseñada a la medida del expresidente que este año cumplió esa edad.

"Estoy enormemente emocionado y profundamente agradecido con ustedes, amigos", dijo en Twitter el hijo menor del exmandatario, el suspendido legislador Kenji Fujimori, a los impulsores del proyecto.

Si vuelve a la cárcel, será el primer presidente peruano que cae preso dos veces. Y si llegara a fallecer en cautiverio, sería el segundo después de Augusto B. Leguía, quien gobernó autocráticamente -como Fujimori- de 1919 a 1930.

- Arrebató el electorado a la izquierda -

En 2016, cuando Fujimori estaba en prisión, las encuestas mostraron que dos tercios de los peruanos apoyaban su liberación o que recibiera prisión domiciliaria.

Hasta ahora muchos peruanos reconocen los logros de su gobierno.

"Fujimori logró una empresa que parecía destinada al fracaso: construir una coalición a favor de las políticas neoliberales, la cual contaba con el respaldo de las clases altas y empresariales, pero también con la de los pobres que habían votado previamente por la Izquierda Unida y por el APRA" (socialdemocracia), dice el politólogo Alberto Vergara en su libro "Ciudadanos sin república".

 

Las zonas pobres de Perú son hasta hoy los baluartes electorales del fujimorismo.

Pero su mayor éxito fue su política para aplastar a las guerrillas de Sendero Luminoso (maoísta) y del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA, guevarista), que habían sumido al país en una violencia inaudita, que dejó unos 70.000 muertos según la Comisión de la Verdad.

El año 2000, Fujimori ganó un tercer mandato consecutivo, pero poco después estalló un escándalo de corrupción y de compra de votos de parlamentarios que le complicó sus planes.Huyó a Japón, desde donde renunció por fax. Su nacionalidad japonesa lo protegió hasta que en 2005 viajó a Chile, donde fue detenido y extraditado a Perú en 2007.

Tags

Leave a comment

Please publish modules in offcanvas position.